El cercadir de Doloretes Pérez, de EU

Ricardo García Moya

Hace años, camarada Dolors Pérez, leí "Extensión catalana por el Mediterráneo", donde se decía que: "el Mediterráneo habló en ca­talán. Los viajeros y navegantes aragoneses, catalanes y mallorqui­nes surcaban este mar" (p.11). La autora que orinaba sobre el genti­licio valenciano era una tal Dolors Pérez, que no sé si eres tú o la otra que actúa por Cataluña. Las catalaneras, por suerte, jamás existie­ron hasta la irrupción del fascismo expansionista catalán; y te pongo el ejemplo de la proletaria Coloretes en 1916, defensora del idioma mediante el uso normal, sin los histrionismos peripatéticos que montas tú en Molíns de Rei. El dramaturgo Manuel Millas publicaba en 1916 su obra más famosa, "El cercadit de Doloretes"; título que incluía el sustanti­vo "cercadit" perseguido por Desenvolupament Camps, al ser dis­tinto del catalán "panadís" (caste­llano panadizo). Los falsos diccio­narios de valenciano (como el de Gregal), optan por recoger sólo la voz catalana, actuando como Dolors Pérez con el gentilicio valenciano; por el contrario, la Coloretes de 1916 especificaba el idioma: "¿la carta ha de ser en valenciá o en castellá?" (p.10), "en quí tirar un párrafo en valenciá en tot el temps qu'estat de viage" (p. 13). A nadie debe caérsele el tampax ante grafías como "párrafo", cultismo usado literariamente, incluso con sufijación: "dos parrafots" (Conversació en una botiga de la Porta Nova, 1811). En idioma valenciano moderno existe "párra­fo" y "párraf" (Escrig, 1871), no el zombi "parágraf" reanimado por el IEC. En las conversaciones de Doloretes hallamos morfologías verbales como "aufegue" (p.12), y sustantivos como "abraç" (p.12), no el catalán "abraçada" que utili­zan Rosita Amores, los catalaneros de EU y Canal 9 fingiendo natura­lidad. En la obra vemos "repart", inmolado a favor del arcaísmo "repartiment"; el adverbio "aixina", el sustantivo "caira" ("damunt la caira"); y el plural femenino "dos vegaes" (p. 13); distinto del cata­lán "dues vegades" y el castellano "dos vegadas".

La validez de una voz desapare­ce cuando el usuario es marginado al usarla, y "vegaes", por ejemplo, ya la registraba Corominas como valenciana: "a vegaes... tens cambi?" (DECLLC). La Doloretes de 1916 dice: "les seus medides" (p.7). Hay que recordar que mesu­ra, mesurar y desmesurar son también castellanas; y, en valenciano, "mesurar" había adquirido matices cercanos al de "poner" en el siglo XX. (En la taberna: "Mesure, amo. -Vostés dirán. -Yo un eixerop. -Una d'anís dols". Meliá: Com els cacherulos, 1926). El otro día, una arpía catalanera entrevistaba por la tele a una coci­nera valenciana, preguntándole sobre la "mesura". La cocinera, desconcertada, buscaba la "mesu­ra" que, en valenciano moderno y para evitar anfibología, equivale a envoltorio cónico, como las tetas de Madonna: "mesura de paper: cucurucho" (Gadea: Voc. 1909); "tres mesuretes de forment torrat" (Blay: Sermó, 1666); "me­sura: cucurucho de papel" (Ros: Dicc. 1764); "mesura de paper pera posar dines y atres coses" (Escrig: Dicc. 1871); "llirons... donen dos mesuretes per un diner" (Romans dels treballs de la gent pobra, 1857). El "medides" empleado por Doloretes no era un hápax que surge y desaparece en 1916, sino un vocablo venido del mozarabísmo valenciano, según aventuró Corominas: "medir: en autors valencians..., per mosarabisme?" (DECLLC). Por tanto, aunque el fascismo lo niegue, el verbo "medir" es patrimonial: "medir tres coses" (Ferrer, St. Vicent: Sermons, c. 1400); "es dador sens medida y llum" (Timoneda: Castell de Emaus, 1569); "les medides de terra" (Pou: Thesaurus, 1575); "medides" (Ros: Cartillas valencianas, 1751); "medixca les paraules" (Conv. de Saro, 1820); "medixca els pasos" (Mentres pasa la diana, Alcoy 1855); "medir" (Escrig; Dicc. 1871). "medir, medició" (Fullana: Voc. 1921). Incluso la izquierda ante­rior a que la desvirgara el fascis­mo catalán lo utilizaba: "el salari se medix per la seua..." (El Poblé Valencia, 28 abril 1917). Les adoratrius del IEC, camarada Pérez, al vore la morfosintaxis y lléxic de Doloretes en 1916 ("asoles en casa, arrancarlo de rail, estás llunt, atra vegá, de lo contrari, vosatros, ducte, el modo que deu portarse, vaig a buscar, ya vorás lo que trau, pósalila, m'enrecordava del cercadit"), soleu rotar que "es invent dels faches blavers" (diríeu "fatxes", clar); pero la documentació vos deixa en lo parruc al vent.

Camarada Pérez, ninguna voz usada por Doloretes en 1916 era hápax, sino vocablos del idioma valenciano moderno, el de tus padres en Sueca (si son de allí). Hápax es término lingüístico que alude a la voz que se registra una sola vez. Así, cuando Ausias March escribe "estremoni" (h. 1450) crea un hápax botánico que, al poco tiempo, deja de serlo al utilizarlo otros autores y extenderse a las lenguas europeas. ¡Quién le iba a decir a Ausias que, en 2004, un danés ofrecería en Valencia alucinógeno extracto de estramonio a otros jóvenes! Los hápax, como las Dolors Pérez, brotan en cualquier texto. Así, en "un talecó de alcatufas, o chufes en valenciá" (León, Carlos: Poesies pera el casament, 1802), está el hápax castellano "alcatufas" (salvo que ustedes lo documenten en otro escrito). En la frase aparece "taleca" o "talecó" (del árabe "taliqa", saco), voz va­lenciana que se extendió por el norte murciano y sur catalán, aun­que sólo en nuestro idioma ofrece documentación literaria con varia­bles de género, plurales, diminu­tivos...: "vostra talequa" (Ferrer, St.Vicent, 1413); "homens de la ciutat, ab taleques" (Martorell, J., 1490); "talequeta" (Isabel d'Villena, c. 1490); "colocat en dos talequetes" (León, C.: Poesies, 1802), e incluso un verbo: "Qui s'adorm cuant deu segar, / plorará al entalecar" (Fages: Aforismes catalans traduits al valenciá, 1850, p. 32).

Camarada Doloretes Pérez, estic empardalat de vorer cóm defens al Principat y afones al Reyne. Segons pareix, vols embotirmos en el paltrot faciste de la Gran Catalunya o PPCC, pero qui te pa­ga pera que pugues viure com a burguesa som mosatros, el poble valenciá. Ensomies y patixes per Catalunya y el tinyós drap de quatre barres. En el Congrés de Molins de Reí, tots els sanguangos expansionistes -pancha y bolchaques plenes- es quedaren lelos al escoltar les teues miseries colaboracionistes: "la diputada a les Corts Valencianes, senyora Dolors Pérez, a tots els ajuntaments del Principat amb la proposta anomenada 'Uns Paisos, Una Bandera', la qual fa clara referencia a tot l'ámbit deis PPCC". ¡Che, Dolo­retes, tantes tonellaes de coentes teories pera detendre al manobrer y ara, en 2004 el marxisme valen­ciá asoles te dos enronies: ampomar un puesto ben pagat y fermos catalans! En les últimes eleccions hau quedat com a payaso patós, sinse públic, y acabareu ficats en ERC beguent del orinal conceptual de Carod. En el teu "Principat" serás Joana d'Arc de la llibertat, pero en el Reyne asoles aplegues a cercadit catalaner. iAy, Doloretes!, lo teu tindria mérit si estigueres enrosiná fent oposició en Cuba, China o Corea del Nort; pero ací...

Diario de Valencia 4 de julio de 2004

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com