Bogard y Bogart

Por Ricardo García Moya

La viuda Conejos, en 1750, imprimía un sermón de fray Ignacio Bogart que sorprendía por su agresividad. Predicado en Alzira el día del Corpus, el probable antepasado de Humphrey Bogart hablaba del campo de batalla, el fusil, "la vayoneta" (sic), bombas, terremotos, etc. Predicador del convento de Santa Bárbara de Alzira, Bogart se mostraba orgulloso de "nuestro Reyno de Valencia"; aunque sólo escribiera en castellano y latín No obstante, sabemos que el valenciano era la lengua común entre los religiosos, estuvieran en Alzira o muy alejados del Reino.
Prueba de lo anterior es el testimonio de fray Joseph Marqués, misionero en el desierto de Sonora y territorio apache hacia 1770. El manuscrito de su compañero fray Garrigós (que dimos a conocer en un diario que ahora es vasco), cuenta anécdotas como la del fusilero valenciano que se jactaba de matar indios, hasta que "entrando a batallar con los apaches, salió con una pierna quebrada de un balazo, y hoy anda con una pierna de palo" (Bib. Nac. Ms. 5695). De más valor son las frases que, en idioma valenciano, pronunciaba el misionero: "¡Chic, porta sucre esponchat" (f.78); "Chusep, preno com vullgues, que ya no puch mes" (ib.) "Es molt guapa esta fadrina, yo la vullc molt" (f.58). En ambiente castrense, el franciscano lanzaba expresiones duras: "¡Cabró, busca qui et crega" (f.58). Estas frases en valenciano del XVIII son intercaladas en el texto castellano y, en contra de lo que la inmersión dice, usar la palatal africada sorda en voces como "Chusep" no era castellanismo, sino un distanciamiento respecto al castellano "Joseph".
Igual que el valenciano herido por los apaches, quizá algún miembro de los Bogart anduviera ya por el Nuevo Continente hacia 1750. La conexión entre los Bogart de Manhattan y los del Reino es la incógnita que permite especular tomando como base la rareza del apellido. Las raíces maltesas que se le atribuyen quizá fueran fruto de los expedicionarios valencianos que defendieron la disputada ínsula de los turcos, e incluso la gobernaron. A fines del XVII, el Gran Maestre de Malta era el valenciano Perellós, el mismo que comenzó la construcción del gran templo a la Virgen de los Desamparados junto a la fortaleza de La Valeta, centro estratégico del Mediterráneo.
Respecto al idioma de los alcireños coetáneos de Bogart lo observamos en textos como las "Dezimes en valenciá", cuyo autor pudiera ser el licenciado Pedro Martí, conocedor del griego y capaz de componer ingeniosos anagramas y acrósticos latinos. (Martí, P: Oración que el clero de Alcira consagró a S.Cathalina. 1736) Los versos siguen el modelo octosilábico de la espinela, y su contenido está dedicado a Vicent Agrait, vicario de S. Catalina de Alcira, El poeta, con la naturalidad de saberse en posesión de una lengua singular, recuerda que escribe "en valenciá". En el análisis del texto observamos que la tilde grave no era diacrítica de vocal abierta, sino que era la única forma utilizada, incluso en el texto castellano del bilingüe opúsculo: "podrèmos esperar" (p.42). Observamos la preposición valenciana "en" (no la inexistente amb) y la voz culta "peregrina" (del latín "peregrinus"), alusiva a la visita de los alcireños a la Parroquial de Alcira, "en devoció peregrina". La inmersión suele traducirlo por el arcaísmo "pelegrina", voz que pervive en su forma masculina como linaje o apellido.
El gerundio "elevant" y el pronombre enclítico "la" están unidos morfológicamente, "elevantla hasta el zenit"; y encontramos la preposición "hasta", usual en el idioma valenciano del XVII, que sustituyó a "fins" para evitar anfibología con el adjetivo homógrafo. El fonema geminado [.] de la lengua catalana no existe en el idioma valenciano; de ahí que los alcireños escribieran "digué glories excelents" en 1736, con la líquida lateral alveolar sonora "l"; no "excel.lents", con geminada. En la frase: "y ell sempre quedá agrait", además de la copulativa y griega observamos la utilización de quedar, verbo que algún inmersionista sustituye errónea y sistemáticamente por "restar".
En la frase "vent obsequiar a sa insigne Titular" emplean el gerundio vent, con la reducción vocálica del verbo valenciano vore (no el "veient" de "veure"). La permanencia de derivados cultos del latín "titulus" explica la aceptación de voces como "titul", y el rechazo de arcaísmos vulgares como "titol". Los lectores del opúsculo de 1736, al leer "sa insigne Titular", armonizaban fonéticamente adjetivo, verbo y sustantivo; de ahí que "titul" se integrara plenamente en el léxico valenciano del XVIII. ("com tenen tituls y honors", Bib.Nic. Primitiu, Ms. 419, h.1790) Una lengua no es superior por poseer más grupos consonánticos que sus vecinas, aunque el IEC opine lo contrario. En el verso "eterniza este escrit", además del demostrativo "este" (no "aquest"), vemos la forma valenciana del verbo "eternizar", sin el dígrafo tz del catalán "eternitzar". Con letra pequeña, la falsa Gramática valenciana editada por la Generalidad (Bromera 1996) reconoce que: "en los verbos con el sufijo -itzar- , la grafía tz se pronuncia habitualmente como alveolar fricativa sonora z". (p.34). Lo que ocultan es que en valenciano, además de pronunciarlo, se escribe; como vemos en la poesía alcireña de 1736.
Aparte del eslabón perdido entre los Bogart valencianos y los de Manhattan, hay otra duda: ¿Por qué Bogart castellanizó en Bogard su apellido? El fraile era una persona sensible que pintaba óleos, teorizaba sobre el arte y amaba el colorido del pintor de batallas March (Bogard: El retrato de Jesu Christo. 1745, p.10). Quizá ese prurito esteticista motivó el cambio de la t a la d, siguiendo el paradigma de Madrit en valenciano y Madrid en castellano: ("Madrit", Orta: Fiestas por la reliquia de S.Vicent,1600, p.42; "desde Silla a Madrit" Vercher: En la velá d'un albat,1865,p.8). Uno de sus admiradores, que los tenía, ideó un anagrama donde las letras de Bogard se trocaban en "D garbo" (El retrato,p.24); artificio también usado por fray Miguel Enrique en versos sobre el arte del franciscano: "Es en el arte de Apeles / tan airoso y remirado, / que siempre que Bogard pinta / saca pintura d garbo" (ib.p.24). Falta aclarar si la grafía Bogard fue un recordatorio de un Bogarde o Bogardus foráneo o, lo más probable, una simple castellanización de este fraile que sólo usó en valenciano la palabra "Iscariot" (Ib,14); y conste que no aludía a ningún político actual.

Diario de Valencia 3 de junio de 2001

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com