EL SEÑOR L DEL CATALANISMO

Por Ricardo García Moya

El 17 de febrero, el pueblo contestó con desprecio a la derecha catalanera, pero queda una incógnita. Si los valencianos rechazan a los progres del Bloc de Progrés, ¿de dónde extraen apoyo logístico y económico? Las miradas, lógicamente, se dirigen hacia el felipismo parnasiano que rodea al president.
Lean, lean la revista "Serra d'Or" -fruto de la abadía de Montserrat- y verán qué especímenes nombra el president. Nada menos que el director de Política Lingüística de la Generalidad del PSOE, el mandarín Jesús Huguet, abanderó con un airado escrito "Des del País Valencià" la defensa del catalán contra la Real Academia Española ("Serra d'Or", desembre 1994, p.11 ). No es excepción, los altos cargos que selecciona el virrey de Felipe González en Valencia tienen un denominador común: la aquiescencia con las fechorías expansionistas de Cataluña.
En la revista catalana "EI Temps" -mimada del PSOE de Pedraza, Vera, Joan Romero, etc.-, se anuncia "EI Savi", juego de preguntas y respuestas sobre "La Nació Catalana" que incluye, cómo no, a nuestro Reino de Valencia: En otra página del mismo ejemplar, la Generalidad de Lerma inserta anuncios con los que ayuda económicamente a estos cavernícolas que -de la forma más antidemocrática- roban nuestro territorio, literatura, pintura, gastronomía, etc. ¿Podría -si no se hernia algún político del PP o UV averiguar cuántos millones lleva tirados en "EI Temps", "Saó" y demás productos el señor L de la Generalidad?
La revista "Papers de la Costera" -apoyada por el régimen- propaga que, "en el siglo XV los valencianos se sentían plenamente identificados con la Nación Catalana". ¿Cómo pueden engañar tan burdamente al lector? En el XV los valencianos sentían verdadero desprecio hacia los extranjeros catalanes, como testificó el capellán del Magnánimo. Incluso tuvimos guerra contra ellos en 1462.
Otro beneficiado del felipismo -que a menudo viene de Barcelona para cargar el saco- es Raimon (cantautor paradójico: de Xàtiva y catalán, millonario y proletario, paladín progre y trovador ensalzado por el búnquer cultural) que declara: "No existe contratación privada. Me contratan ayuntamientos, diputaciones, consejerías." Estos nuevos ricos del pelotazo cultural no dejarán que el chollo del poder cambie de manos.
Hasta mayo del 95 arreciarán en la agit-prop cultural, situarán cuatribarradas en los partidos televisados del Hércules y Castellón; ordenarán a los alumnos que escriban cartas en catalán a la prensa, fingiendo que defienden el valenciano; se Ilamarán "tots al carrer" para amedrentar al pueblo, etc. Son profesionales de la censura, ¿recuerdan cómo hicieron callar a Fernando Arrabal en Canal 9? ¿Por qué no remite el colaboracionista Fabregat sus censuras a "Imágenes prohibidas" de la TV2?
La catalanización no repara en gastos (total, pagamos usted y yo). En enero visité la exposición "Paz y guerra en la época del Tratado de Tordesillas", en Burgos. La muestra contaba con aportación de instituciones valencianas: platos de Manises del XV, copia de la prensa de Gutenberg del Museo del Puig, etc. Como no podía ser menos, la Universidad de Valencia, para demostrar que "el saber científico y literario se expresaba en las lenguas castellana y catalana" -según los paneles remitió el "Tirant lo Blanch" de 1490. ¿Resultado? Los castellanos salían con una idea clara: Martorell escribió en catalán y nuestros antepasados eran catalanes. Poco importa que Martorell puntualizara que usaba la Iengua valenciana.
EI señor L sonríe ante el saqueo. Albert Manent afirmaba el otro día en Barcelona que "La primera traducción de la Biblia al catalán se publicó en Valencia en el año 1478". EI mismo Manent descubre que "habría que esperar hasta el siglo XX para que la lengua catalana volviese a tener otra traducción completa del libro fundamental de la cultura cristiana". Lo que oculta es que el original dice que fue traducido "de la lengua latina en la nostra valenciana". ¿Por qué quieren robar esta obra? Porque .es única, y con su edición en Valencia el año 1478, precedía a la castellana (1568), francesa (1530) e inglesa (1535).
EI engaño que la Generalidad de Lerma ha practicado lo confirma diariamente la inmersión catalana en EGB y BUP. La Generalidad ha editado libros sobre "Actituds i normes d'us lingüístic" con estas intenciones: "Después de diez años de enseñanza del catalán, sota el rétol de valencià, como asignatura obligatoria en el País Valenciano, los autores han decidido atacar una cuestión compleja y que se había tendido a rechazar, ya que era asimilada a adoctrinamiento ideológico" (en Escola Catalana sobre el libro de Rosa Sanz i Frances Ruiz: "Actituds i normes". Generalidad Valenciana, 1993). Es decir, esto explica Ia aprobación de libros "para convencer".
La Generalidad de Lerma -en su locura catalanista- se limita a copiar lo que hacen en Cataluña, desde la Escola d' Estiu ( Barcelona, 1931) hasta la inmersión ideológica. Los millones del contribuyente no le cuestan nada al señor L del catalanismo. Sacos enteros de folletos, exposiciones tendenciosas, libros, vídeos, discos, películas, recitales. La Generalidad dejará que se hunda Ferrys y se queme el monte, pero nos hará catalanes.
Ahora me acaba de Ilegar un foIleto, en papel carísimo, pagado por Lerma (bueno, por ustedes) con actos para beatificar culturalmente a Enric Valor (vaya ídem que tiene el noi) con ponencias sobre "Aportacions de valor a la lexicografía catalana" (25 marzo, 95). Estas jornadas acabarán en aquelarres catalaneros organizados por el Bloc del Regrés (perdón, del Progrés), subvencionados por Ios camaradas de L, con dinero de todos los valencianos.

Las Provincias 2 de Marzo de 1995

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com