Fórum Valencia, 2004

Ricardo García Moya

Que  tiemble  el  Fórum Barcelona 2004, pues aquí –a la chita callando y el catalán promocionando-, Rita Barbera Nolla ha ideado el Fórum Valencia 2004. Los celos han impedido que trascienda este acontecimiento más allá de Mislata, aunque Rita lo venía preparando tras sus éxitos de Valencia Capital Cultural Europea, AVE, bodas reales, Olim­piada, Expo, III Milenio, Copa Davis, etc. Un ensayo realizado en secreto el pasado 9 de Octubre anunciaba el Fórum Va­lencia 2004. A pocos metros del Ayuntamiento, unos contenedo­res repletos de desperdicios pre­sagiaban el evento. Era genial, la Real Señera desfiló con pre­meditado caos institucional a ritmo de pasodoble torero, mien­tras el pueblo recibía oleadas de fragancia a podredumbre ¡Qué grande eres, Rita, el día más solemne adornaste Valencia con estiércol! En vista del éxito, el día de la Maredeueta, en el carrer del Sant Calze estaban los contenedores rebosantes de una basura que perfumaba la cerca­na catedral. Por cierto, lo del catalanismo `Calze’ es un arca­ísmo de los romances peninsula­res, figurando incluso en la cas­tellana Crónica General de España del siglo XIII. Fue el catalán Verdaguer, hacia 1870, quien decidió resucitar al zombi `calze’ que, en castellano, se mantenía con la grafía ‘calce’ (DRAE). Pero la forma etimológica no era el ‘calzer’ medieval, sino la derivada del latín `cálix´ cultismo que se impuso en idio­ma valenciano: “caliç d’or molt gran” (G. Colón. R. Val. Filología, t.II, p.64, doc. valencia del sigle XV); “convertí en sanc aquell Sant Caliç” (Rel. reliquia St. E Pasqual, 1743), Es sig­nificativo que Escrig sólo reco­giera la voz “cális: cáliz” en el diccionario valenciano de 1871, no los arcaísmos “calzer, calze” que se añadieron en la edición floralesca y catalanizada de 1887.

El próximo verano, ciudades costeras como Barcelona, Mála­ga, Alicante o San Sebastián sufrirán la masiva afluencia turística (¡vayan, vayan y lo verán!); pero aquí, en la Valencia de Nolla, podremos gozar tran­quilamente de céntricos solares infectos junto a la avenida del Oeste (donde en lugar de flores hay coches y escombros), casas en ruina y, algo insólito en cualquíer urbe civilizada, monumen­tos arquitectónicos abandona­dos –con lonas, redes y híerbajos en gárgolas y cúpulas-, ennegre­cidos, agrietados: Colegio de la Seda, Santos Juanes, Mercado Central, San Martín (y la puñetera escultura gótica no apare­ce), la barroca iglesia de San Carlos Borromeo, la de El Car­men en la desolada plaza homó­nima, etc. Les aseguro que en ningún barrio histórico de Europa hallarán tanta miseria, mierda y roña como la que lleva acumulando la alcaldía de Rita años y años en el corazón del Reino, aunque ya sé que ustedes –igual que Rita- prefieren pasear por la falsa calle peatonal de Caballeros o, arriesgándose, por la del bar La Marrana o la Condonería. A mí, como valenciano, me avergüenza la fachada de San Carlos Borromeo que, a pocos metros del Ayuntamiento, nos define como pueblo que des­precia su herencia cultural. La­mentablemente, en Valencia se ha instalado un populismo fut­bolero y tercermundista similar al de los pueblos que, muertos de hambre o de cultura, rezan a San Maradona. Arquitecturas de los siglos XVI al XIX, orgullo de cualquier capital europea, esperan su derrumbe mediante pesadas redes y agresivos hie­rros. Después son sustituidos por horrendos prismas de cemento que conforman el espa­cio urbano más desagradable del mundo civilizado.

En Barcelona han tenido que recurrir al arquitecto Charles Meurom y la subvención de empresas y organismos de toda España. A Rita no le hace falta, pues el Fórum Valencia 2004 cuenta con impuestos munici­pales y abundantes Meorum y Cagorum que irrigan, abonan y aromatizan el casco histórico de los barrios de El Pilar y El Carmen. La voz  `forum´ del idioma valenciano significa: “olor que despiden de sí las cosas... que ya empiezan a pasarse” (Escrig, 1887) y, por supuesto,  hedor a urinario: “pixum / y portes sempre un furum” (Bib. Nic. Primitiu. Ms.420, c. 1795); Martí Gadea mati­zaba el aroma “de forum que despedix ella,,, una brafá més pudenta que la del gos que menja figues seques” (Tipos, 1908, p. 272). Pensando en la tercera edad, la alcaldesa ofrece gratis el Fórum Valencia 2004, accediéndose por el ancestral carrer del Pilar (denominación histórica), siguiendo por los de Vera, Maldonado y –a partir de aquí y según el horario-, el masoquista puede tomar itine­rarios del `terror´, ‘droga’, `tiña’, `pánico’, etc., llegando hasta las asombrosas calles del pintor Fillol o de las Rocas. Siempre le subirá la adrenalina y, con un poco de suerte, verá residuos de la Bienal de la Merda de Consuelín, jeringuillas, ratas y cuca­rachas inteligentes, prostitución transgénica, manguis y basura, mucha basura que orla el incom­parable Fórum Valencia 2004. Sólo los muy preparados psicoló­gicamente deberán acceder a la tristeza y horror inhumano del Carrer del Pintor Fillol ¡Cuidado! Ni la más espeluznan­te pesadilla puede igualar al dantesco espectáculo que Rita Barbera ofrece al turista de catástrofes en la calle Pintor Fillol. Además, superando a Carod, la futbolera Nolla ha cul­minado la barcelonesa catalanización de rótulos callejeros, ante la sonrisa de la abúlica y acom­plejada masa.

Madrid tiene el Museo del Prado, que no está mal; Bar­celona presume de Sagrada Familia y Fórum 2004, pero co­bran entrada. Nosotros tene­mos gratis el Fórum Valencia 2004, con miserias surrealistas que no encontrarán en Europa; especialmente el citado carrer del Pintor Fillol. ¡Atrévanse a ir y, después, aplaudan a Rita en el Mestalla! Sólo faltaba Camps, empeñado en dar dinero al periodismo antivalenciano a cambio de burlas. En el partido Valencia-Villarreal, un locutor de la SER pregunta: “¿Quién es ése que está entre los presiden­tes?”. El desconocido era Camps. Somos el hazmerreír de España. Saliendo de Madrid vi la última acción gloriosa del PP antes del 14-M; los gigantescos letreros de la ‘Autovía de Valencia’ los habían sustituido por `Autovía del Este´ ¿Protestan Rita o Camps? Mal porvenir tenemos, pues los Solbes, Rita, Camps, Jordi Sevilla o Fernández de la Vega son como Raimon o “el diseña­dor catalán Javier Mariscal” (El Mundo, 6-5-2004). Si Carod pide fondos del Archivo de Salaman­ca, Camps le imita; pero calla respecto a los valiosísimos lega­jos que nos robó Cataluña en 1852. ¡Poder valenciano! El libro “Historias del idioma valencia­no” me lo han clasificado como “catalánn en el ISBN del PP (antes del 14-M), y como “len­gua catalana” en la biblioteca de la Universidad de Alicante. Otra perla: saliendo de la calle Pintor Fillol verán en la plaza del Carmen las pancartas del Congreso Internacional de Análisis Crítico del Discurso, iniciado el 5 de mayo, con sólo estas lenguas; “anglés, castellá, catalá i francés”. Y pera deféndremos en Europa, el PP pro­posa a Lluís Panderola Herrero, el de la COPE, l´enemic mes destarifat de Valencia. Per tot lo fet, crec que mereixen un homenage, per eixemple: propose als veins de la plaça del Abre (si queda algu) la sustitució del rótul “carrer del Pintor Fillol” per el de “carrer de Rita Barbera Nolla”. Aniré al acte (si m’avisen).

Diario de Valencia 23 de mayo de 2004

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com