Gloria Marcos, a grosso modo

Ricardo García Moya

Te una carota grosota, en un pam de greix, els morros negres y grosos, nas carnós... Es­tos versos son la descripción que, en 1643, hacía Mulet de la monja Macíana, acordes con la crueldad de las metáforas lite­rarias del Barroco; y poco he­mos cambiado. No sé si era homenaje `post mortem' en TV, pero hace días vi a Gila con su monólogo de la 'gorda', y me repugnó. Aunque no estoy obe­so, ni me ha tocado el Gordo, ni vivo en la calle Engordo, creo que la burla hacia la defor­midad física practicada por el progresista Gila es cruel, aun­que la izquierda de la camarada Gloria Marcos la aplau­diera. Tampoco entiendo la aceptación de 'Manolito Gafotas', causante de que en to­das las aulas de España (con perdón) exista un niño al que atormentan sus compañeros llamándole "gafotas". Si fuera Vizcaíno Casas quien hubiera usado lo de 'gorda' y 'gafotas', sería humor cuartelero; pero, ¡ah!, si es Elvira Lindo -escri­tora de izquierdas y periodista de la SER-, nos hallamos ante la 'risa inteligente'.

A lo llunt y sinse ulleres, Glo­ria Marcos em sembla una miqueta al estadiste Winston Churchíll en peluquí; pero, més prop, sa expresió coincidix en la de Fernando Delgado, l´empalagós aquell que eixía en la TVE. Y si el británic pelejá en el nazis, Gloria es botafoc front a la 'caverna'; pero, ¿quí s'amaga, raere de les foscors de la cova? Quizá Fidel Castro, amordazador de ideas y récord Guinnes de sentencia y ejecu­ción; o puede que los go­bernantes chinos, inventores del despiece y subasta de órganos de fusilados; o quizá los de esas repúblicas que los sába­dos lapidan por Alá. No, para Gloria Marcos la caverna son los valencianos que tratan de mantener el idioma valenciano, la Real Señera y el título de reino (aunque sean repu­blicanos). Esta es la 'caverna' de Gloria, los que se oponen a su ideario de bandera catalana, lengua catalana, países catala­nes y gastronomía…, ¡eeeh!, bueno, aquí acepta todo. Hace poco embestía en el diario Levante contra "la caverna" del PP por reabrir, decía, la . "batalla de Valencia". Ya can­sas, Gloria, ya cansas; en las hemerotecas comprobamos que los tolerantes lleváis déca­das insultando. En octubre de 1998 reproducía El País unas declaraciones tuyas y de Taberner: "Mientras Ma Consuelo Reyna, Las Provincias y la caverna en general..."; agre­sión verbal que rubricaba el ascensionista Alemany: "Diez de la Universidad, seis de la ca­verna", Aunque seáis la iz­quierda divina, no está bien que insultéis como Gila, lla­mando despectivamente gor­das a las ídem; ni gafotas a los niños miopes, ni cavernícolas a los oponentes culturales.

Habéis inculcado que hay que rechazar voces homógrafas con el español. Así imponéis ca­talanismos como 'hisenda´ o 'hisendat´ sin documentar su uso. Los de la caverna sí lo te­nemos de 'hacienda´ sustanti­vo ancestral valenciano: `tenia. molta hasienda' (Porcar: Diari, 1617). También en el sur del Reino: "furtarli la hasienda y mercaderies" (Archiu Munic. Elig, Leg. H. 49, 5 de febrer, 1617); igual que en el norte: "de qui será la hasienda o heretat" (Llib, establiments de Peniscola, 1701); y en las traduc­ciones del catalán al valenciano: "hacendat que no fa res" (Fagés: Aforismes catálans traduits al valencià, 1853); en el gramático Ros: "Hacienda feta d'estola (…), hacienda y honra guanyarás obrant" (Ros: Tratat, 1736); y en múltiples auto­res: "llevant la hacienda y la salut" (Tormo: Gatomaquia, h.1770); "llaurador hasendat" (Conv. de Saro, 1820); "pot dur est´hasienda y l´atra" (Alberola: Terrea secanes, 1924); "que'1 ministre d'Hacienda" (El Poble Valenciá, 31/03/1917); "bones hacien­des" (Gadea: Tipos d´spardenya, h. 1890). A fines del XIX, con el surgimiento de chaperos literarios, "hacienda" fue apartada del valenciano por su incompatibilidad con la obten­ción de honores condales,

Camarada Marcos, asombra la rotundidaz de tus dictáme­nes sobre ecología, economía o lingüística, así como tus pode­res premonitorios. Todo lo sa­bes con antelación. Un día co­municas que, "cuando Zaplana propuso la Academia yo ya dije que era una trampa"; otro, cual Aramis del marxismo teosófico, ves el marramiau escondido de Ascensión: "la dirigente de EU ya pronosticó que detrás de la AVL había gato encerrado". ¡Asombroso, chapela, boina y aplausos para la camarada pitonisa! Platón te consideraría esfera por ser símbolo de la totalidad, el 'rotundus' de cabalistas y alquímicos. Contaba Cirlot, ¿recuerdas?, que la esfera, y "Sphairos", equi­valía a la perfección; como las transparentes que flotaban en el Jardín de las delicias de El Bosco. No es tu caso, lo siento, y pese a las encíclicas que lan­zas sobre unidad de la lengua, no pintas nada: eres una esfera a la izquierda (aunque cobres casi como ministro). La amora­lidad de la derecha te arrebata el mérito de la inmersión cata­lana. Un ejemplo lo tienes en la prensa madrileña que, junto el titular: "El Consell y el PP escenifican su unidad y un guiño al valencianismo" (ABC; 10/01/04), aparece el anuncio de "L´Institut de la Petita In­dustria de la Generalitat Valenciana". A la derechona le da igual valenciano, japonés o chichimeca. En los anuncios de Camps hallarás el catalán de Carod, desde el 'desenvolupament' al 'petita'.

Aquí siempre hay glorias que imponen caprichos de Madrid o Barcelona, En el sainete de Nelo Bacora (a. 1918), cuando éste pretende escriturar un terreno, el notario no admite Nelo, escribiendo "Don Ma­nuel", y de nada valen protes­tas: "Es que a mí tots me coneixen per Nelo" (p. 11). Ahora le impondrían el Manel catalán o el Manuel castellano. En fin, Gloria, espero que cuando algún camarada insulte con lo de gorda, gafotas o cavernícola, no aplaudas. Y estáte tranqui­la, el PP hace lo que puede por imponer los `países catalans'. Así, la Diputación de Julio de España y Alacant edita libros donde incluyen Valencia en los 'países catalans' (Cent anys de teatre. Dip. Prov. d'Alacant). Pero tenéis que renovar el ro­llo. Esta mañana, la Univer­sidad de Alicante aparecía enmerdada con panfletos de fe­brero de la "veu de EU, Ala­cant", con cuatro barritas y la murga de "hagamos memoria, la Guerra Civil…" de Francisco Moreno; o "la lucha continúa" de Esther López, joven entre­gada a la "lucha por los dere­chos de los niños de la guerra de 1936, brigadistas, guerrille­ros...". La arqueología es apa­sionante, pero sin falsear hasta los topónimos (Santa Cruz de Moya, p.e,, la transforma en Molla).

Mira, Gloria, igual jode que nos digan hipopótamo por michelines que cavernícola por lu­char democráticamente contra el colaboracionismo. La 'caver­na' -insulto muletilla de tu ora­toria- , tiene enemigos cultura­les y no políticos, pues más de uno volvería a votar a EU si nos defendiera del fascismo expansionista catalán. A tí, pan­tera del proletariado, ¿no te ofende la imposición de dispa­rates léxicos como el citado 'hisenda'? Igual que Felipe V aplaudís que el PP de Camps use la estaca económica y so­cial, excluyendo del empleo pú­blico y la teta institucional a quien no se catalaniza. 'Llectora de Hegel y Marx, en els teus moments de meditació ontológica, siga escoltant a Shostakovich o fent de ventre, ¿mai t'has ficat com una toma­ta per ta sumisió al expansionisme català?

Diario de Valencia 25 de enero de 2004

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com