INCLUSO MUERTO, BORONAT, TE MANIPULA EL CVC

Ricardo García Moya

Esta semana, en el mercadi­llo de Benidorm, una gitana corpulenta y entrada en años trataba de vender bragas y sostenes a las ateridas turistas de ropa estival y brandy en el estómago. La buena mujer, en vez de ofertar el género cha­purreado inglés, lanzó la fra­se: “¡Chiquetes, rebaixes de giner!”. Nunca la había visto en Benidorm y quizá la habían llevado como ayuda para la venta dominguera, pero esta gitana mantenía la lengua va­lenciana viva, la usada en los mercados de Muchamel, Alcoy o Crevillent. En Benidorm, desde tiempos del alcalde San Zaplana y Eliseu Climent (edi­tor de premios municipales), la gente cree que lo culto es el catalán “gener”.

La gitana de Benidorm, el clásico Joanot Martorell y mi amigo alcoyano Josep Boronat Gisbert conocían que “giner” es la voz valenciana; pero los del Consell Valenciá de Cul­tura catalana lo desconocen, usando en la esquela de Bo­ronat la que él rechazó en vida: “el dia 18 de gener de 2002”. ¿Por qué amaba Boro­nat esta palabra valenciana? Por estas razones: “mes de gi­ner “ (Dietari del Capella, h. 1460, f. 55); “en lo giner” (Roig: Espill, a. 1460); “cinc de giner “(Esteve: Liber. a.1472); “acabat lo XXVIIII dia de giner” (Ximeneç: Lo Crestia, 1483); “a II de giner” (Martorell: Tirant, 1490); “di­mats, 15 de giner” (Bib. Nac. Madrid. Ms. Guillem Ramón, h. 1523, f. 140); “a 19 de gi­ner” (Llibre d’Antiguetats. 1563, 153); “lo primer dia de giner” (Bib. Nac. Madrid, Ms. 1701, f. 30,a. 1590); “en 2 de giner” (Ginart: Reportori dels Furs, 1608, p. 98); “4 de gi­ner” (Porcar, J.: Coses evengu­des. 1626, f. 479); “a 6 de gi­ner” (Ms. del Loreto de Mu­chamel, any 1634); “pasat gi­ner” (Galiana, Lluis: Refrans valencians, h. 1765); “l’arras­tre desde chiner” (El tenorio de Albasares, Elche 1891, p. 28). Ya ven, “giner” es una palabra de incultos valencia­nos, por eso la rechaza el CVC y el motiló Gil Gandía, que es­cribe sobre “Els sants de ge­ner” en el diario catalán Le­vante.

La magnanimidad intelec­tual con el enemigo postmor­tem es desconocida para la caverna. Tus compañeros (es un decir), del Consell Valencià de Cultura sabían que defendías el idioma valenciano; pese a ello, el CVC inundó la prensa con esquelas redactadas en lengua catalana. Han preten­dido que todos pensaran que eras un vulgar colaboracionis­ta del expansionismo catalán; pero a tus amigos no nos en­gañan. En la esquela del CVC te llaman “il-lustre”, con el punto volante y la geminación catalana inexistente en nues­tro idioma. Las autoridades anteriores a 1707 así lo escri­bían: “molt ilustres Jurats” (Guerau: Segón Cent. Can. St. Vicent, 1656, p.121). Los del CVC han gastado en esquelas lo que jamás te habrían conce­dido para editar tu obra. A ellos les interesa la divulga­ción del catalán y no hay me­jor ocasión que tu óbito para rematarte con el vergonzoso texto de la esquela, aunque a sabiendas que te ofendían. Nosotros guardaremos “re­cort” de tu valencianía alcoya­na, olvidando el “record” cata­lán que usa el CVC. La morfo­logía de esta voz se remonta a la prosa clásica, “estigué sens recort” (Martorell: Tirant), y es analógica con otras simila­res, “acort del Maestre” (Cr. Jaume I).

El otro día denunciaba el diario catalán Levante que los catálogos del Palau están en el idioma valenciano de la Real Academia Valenciana. Los seudopalleters argumen­tan que no entienden “esa jer­ga”, y que voces como “recort” son desconocidas. Pues bien, para que el diario catalán y el CVC conozcan nuestra lengua tenemos testimonios, que po­drían ser millares y de cual­quier época, pero que limi­tamos a los alejados del blave­rismo: “en recort de tanta vic­toria” (Esteve: Liber. 1472); “ab tal recort” (Trobes, 1474); “recort de coses passades” ( Alcanyis: Regiment preserva­tiu. 1490); “lo recort” (Vinyo­les: Obres fetes en lahor de St. Catherina, 1511); “tinc re­cort de aquell” (Sátira de Gas­par Guerau contra Falcó, h.1570); “y per recort y me­moria” (Timoneda Mist. Igle­sia, 1569)

Boronat sabía que todos los organismos están dedicados a la catalanización. Un ejemplo: las Universidades de Valencia, Alicante y Castellón -como na­dan en la abundancia- han editado y remitido miles de al­manaques del 2002 a los cen­tros de enseñanza. Aparte de estar en catalán y no valencia­no (diumenge y no dumenge, gener y no giner, Desemparats y no Desamparats, etc.), la ico­nología consiste en un mapa del cartógrafo francés Philip­pe de Pretot, fechado en 1773, con la “Chorographie du Ro­yaume de Valence, de la Cata­logne et des Isles Maillor­ques”. Durante todo el año, los estudiantes valencianos de ESO, Bachillerato y Universi­dad observarán un mapa que coincide geográficamente con los jamás existentes Países Catalanes. La trampa es efi­caz, pues creerán que estos territorios formaban un conjun­to político que el francés Phi­lippe plasmó imparcialmente.

Si usted recibe un calenda­rio-trampa de la Universidad, debe saber lo siguiente: la car­tografía de los siglos XVII y XVIII ofrecía agrupaciones de estados y regiones de la penín­sula, conjuntos que podían reflejar una realidad histórica, como el mapa de “Les Estats de la Couronne d’Arragon” editado por Pierrer Mariette en París en 1653, que abarca­ba Valencia, Aragón, Mallorca y Cataluña. No obstante, la mayor parte de las cartas seleccionaban territorios por  proximidad geográfica, sin más cohesión política que la pertenencia a la Corona de Es­paña. El mapa de 1773 esco­gido por la Universidad inclu­ye a Valencia, Mallorca y Cata­luña; siendo del mismo tipo que el editado en 1775 en Ve­necia por Zatta, con la diferen­cia de que éste abarca los territorios de “Li Regni di Va­lenza e Murcia con l’Isole Ba­leari” ¿Lo ven? En lugar de Cataluña encontramos al veci­no del sur, por lo que podría interpretarse como un agru­pamiento de Países Murcia­nos, siguiendo el científico cri­terio de la Universidad. Hay más combinaciones políticas si usamos el truco catalanero: en 1762, el ingeniero Bonne pu­blicaba en París un mapa similar al del almanaque-trampa, con los territorios ais­lados de “Castille Nouvelle et Royaume de Valence”; y no quiero pensar lo que Bono po­dría extraer de un mapa don­de aparece una enorme Cas­tilla la Nueva y un empeque­ñecido Reino de Valencia ¿Nos encontramos ante los futuros Paises Manchegos? Nunca se sabe y todo es posible con el trío Aznar-Artur Mas-Zapla­na.

Boronat se oponía a la indig­nidad de los que van presu­miendo de tolerancia y cienti­fismo, cuando son vulgares co­misarios del catalanismo que nos estrangula. La seua viuda Amparo, dona valenciana, sap que Boronat -mort en el fret giner-, es mantindrá sempre en el recort de mosatros com lo que va ser, ilustre model de honradea y llealtat a son Reyne.

Diario de Valencia 27 de Enero de 2002

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com