Mondo cane, Camps, cane mondo

Ricardo García Moya

Las empanadillas me senta­ron mal. De regreso a Alicante, en el peaje  había devorado tres; al pasar por Gandía, cinco o seis ¿Resultat del enfit? A les 4 de la matina ensomiava en els bots de Rita y Camps, eufórica per la Copa América (1.500 millons; pero 2.000 millons d'euros pera l´aeroport de Barcelona que está fentse; y a punt d'aplegar el AVE, y han tingut Olimpia, y no boten com a gosets arbelloners). En duer­mevela, no sabía si eran ellos o Gotzila y Reanimator, o una marquesa del dibujante Serafín con algún sepulturero de Transilvania; después, al dúo se incorporó el raro Hauf (¿Mallorca, Westfalia...? A mosatros mos esvara que sigues mallorquí o wesfalo (en perdó); lo que fot es ta obsesió en fermos catalans). Hauf es colega del Camps en la idea dels ‘països catalans’, a cuyo logro quema millones de los impues­tos, cebando con publicidad a expansionistas. ¿Consecuencia? Los Levante  e Información subvencionados infectan cen­tros de enseñanza con ideolo­gía catalanera y textos en cata­lán. Al ser dadivoso, hasta el Iñaki Zaragüeta defiende a Camps y mordisquea al DV ¡Ay, Zaragüetet! ¿No te dona vergonya conviure en La Razón en els que mos furten hasta topónim y gentilici al dirmos "Levante" y "levantinos"? Frente estas ansonadas, Inaki de los Iñakis, te querría ver y no te veré.

Ahora atentos, niños a la cama ¡chisss!, que llega el góti­co Hauf, el de "la traba se le lengua" y otros sortilegios sin­tácticos. Este ser es aquel que, en artículos en catalán, in­tercalaba frases soeces en español: "Yo me meo donde me da la gana", "muerte a los biólogos" (Sao, 1994, p. 49), encasillando subliminalmente el catalán como idioma de los buenos y, el español, de los asesinos. En 1994 soñaba Hauf con obligar a los niños valencianos de "13 y 14 años a estudiar a Fuster y leer el diario Levante". Ahora, gracias al PP de Campspons lo ha conseguido y goza de poltro­na  en  la  academia  de Ascensión, como premio a su expansionismo catalán: "Roiç de Corella es humanista cata­lán" (Introducción a la lengua y literatura catalanas. Trad. Hauf, Barcelona, 1983, p. 134), "la lengua catalana era la empleada en la cancillería catalano-aragonesa" (p.13), "El País Valenciano forma parte de los Países Catalanes" (p.17). Este sabio está en la academia de As­censión y `enseñando' en la Universidad de Valencia,

La última del PP de Camps es una jugarreta propia, en el ca­talán de Hauf, de "merdissaires" culturales. El Mundo de Pedro J. Ramírez (admirador de Catalunya y de la aguda ¡aaaaa!, Exuperancia Rapú), publicó en Barcelona una colec­ción iniciada con el Tirant, en edición del mentiroso Martí de Riquer (sí, mentiroso ¿pasa algo?), donde afirman que está escrita "en catalá". Actualmente, la tropa de Pedro J. dis­tribuye parte de la colección por el Reino de Valencia; pero, por aquello de marear y vender, donde en la portada anuncia­ban "Les millors obres de la literatura catalana"; ahora lo han convertido en el eufemístico: "Las mejores obras de la li­teratura de la Comunidad Valenciana". ¡Listos, ¿eh?! Esta operación la patrocina Camps-pons (y nuestras pelas). Para la "Introducció" del Tirant no se escogió a Exuperandia (¡aaaaa!), sino a Hauf, que creó un texto cangrenado de catalanismos y arcaísmos im­puestos por el IEC. Hauf sabe que, en idioma valenciano, "yo siga" es la 1a p.s. del presente subjuntivo de 'ser´; pero su afán de hacer PP.CC. le puede y dispara sobre nosotros el cata­lán "jo siguí", con el aplauso de Campspons, Con igual despar­pajo escribe nans, follets i bestiasses, gaire, emprar, etc. Lasquenete de Breughel, degüella sustantivos, viola adjetivos y derriba  preposiciones, con­junciones y adverbios del idio­ma valenciano. Ya en 1994 divulgaba que la morfología valenciana del castellano "se la doy" era "dono" (p. 43), cuando lo correcto es "li la done". Ante estas agresiones, Camps se comporta como el tío del bombo del catalanismo, se enardece y anima con su Pons, pons, pons, pons.

Hauf usa el catalán "trencaclosques", para que el ingenuo rebusque en diccionarios de falso valenciano de la Gene­ralidad y la Bromera del Pons, (estos tíos del PP de Camps, cuando más les apalean como a perros en Cataluña, más catala­nismo histérico practican con­tra nosotros). Hauf prefiere el catalán "closques" al valencia­no "Gorfes". Lamentablemente, los valencianos aceptan todo el pienso del IEC; como el latinis­mo 'códex' adoptado por el fas­cismo barcelonés en el siglo XX, igual caso que "nadala" en acepción de versos o canción navideña. Nosotros tenemos el polisémico 'codi' o 'códic´ sea libro manuscrito de recetas medievales o un tratado jurídi­co (de Hammurabi, Justiniano, etc.); y el castellanismo tvillancic´, estaba aceptado libremen­te en el siglo XVII (Ortells, T: Villancico en idioma valenciá. A. Cat. de Valencia, c.1680). Raro Hauf, si estás entre valen­cianos y cobras de nosotros ¿por qué nos atacas usando el catalán "follet" como `duende'? En idioma valenciano sólo posee la acepción de folleto (Escrig, 1887), y así lo docu­menta hasta Corominas. Cual lingüística      Exuperancia (¡aaaaa!), nos incrustas el pose­sivo catalán 'seva' o el infiniti­vo `alleugerir´ arrinconando los valencianos 'seua' y `allaugerar´.

Si alguien consulta el Corominas leerá que "llauger es a nivel popular valenciano, coloquial y costumbrista", es decir, de analfabetos. Tampoco da ejemplos literarios de "llau­ger", sólo "cavalls lleugers" (Pou: Thesauros, 1575). Pero, como estamos tratando con el fascismo expansionista catalán, no le hacemos ni puto caso al mentiroso Corominas (sí, men­tiroso ¿qué pasa?), pues oculta que en el Thesaurus (valencia­no, catalán, latín) aparece "cavalls llaugers", incluso en la reedición barcelonesa de 1580 (f.116,v.); y, dado que secuestra la documentación en valencia­no, aquí ofrecemos un lote: "cavall lauger" (Roig: Espill, 1460); "llaugerament" (Esteve: Líber, 1489); "llaugera la ma" (Fenollar: Procés de les olives, 1497); "llaugera" (Amiguetum: Sinónima... in valentinum, 1502); "pes llauger" (Fenollar: Hystoria de la passió, 1518); "llaugerament" (Montanyes: Espill de ben viure, 1559); "cavalls llaugers" (Pou: Thesaurus, 1575); "allaugerat" (Rostojo: 2º Cent. S. Vicent, 1656); "allaugerarlo" (A. Hist. Oriola. D. 2035, Generalitat, 10 oct 1704); "llauger" (Tormo: Gatomaquia, h. 1770); "un poc llaucher" (Coloqui dels platerets, 1795); "allaucherarse" (Conv. de Saro, 1820); "llaugeria'' (Aforismes rurals, 1853); "llaucher el pas" (Lladró: La boba y el embobat, 1872); "mi llauger cambi" (Ivars, Andrés: Diari, 2 agost 1936); "allaugerar, llauger, llaugerea" (Dicc, Real Acad. Valencia, 1997).

Y açó es lo que tenim. Un Roviretxet en la Generalitat, consolidando la catalanización impuesta por el PP; la misma que pactando con CiU logró desterrar al español de los cen­tros de enseñanza. Ahora, des­preciados en Cataluña, inten­tan congraciarse con los catala­nes ofreciéndonos como vícti­mas propiciatorias. Con gente como Campspons ¿quién nos respetará? El otro día, en la 2a de TVE en Cataluña (30/11/03), un cafre comentaba que Hospitalet era la 3a ciudad catalana; y Valencia, la 2a. En el Caprabo de la playa de San Juan siguen ofreciendo sólo el catalán en la tarjeta, no el valenciano. ¡Dale, Camps, dale al pon, pons, pons del bombo catalanero! Te mereces a la Exuperancia (¡aaaa!), como pre­mio.

Diario de Valencia 7 de diciembre de 2003

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com