NO LO CONDENARON A REZAR EL CREDO

Por Ricardo García Moya

Hace unos días, el cónsul general de  Francia recordaba al gobierno de Pujol que el escultor Aristides Maillol era francés, al haber nacido en  Banyuls-sur-mer (Francia). EI lío procedía de la anciana musa Dina Vierny que--agasajada por las fuerzas del eje barcelonés--reivindicaba la catalanidad del artista el mismo dia (7-3-95) en que se inauguraba el museo Maillol en Paris. Con la lección aprendida, Dina repetía la historieta victimista de siempre: "Sé muy bien que en España, Franco había prohibido que se hablara catalán". Tópico argumento que contradicen los hechos.

En  1950 --cuando  el  piojo verde, las camisas azules y el pan negro constituía el cromatismo de una sociedad dolida y pasmada--en la Cataluña burguesa y en la politizada abadía de Montserrat resurgía el anhelo expansionista enfocado hacia el Reino de Velencia. Las arremetidas catalanistas de 1934, como las protagonizadas en Alicante por Enric Valor (presume de "leer catalán desde los cuatro años, porque su padre estudió en Barcelona"), al no obtener contestación, animaron a iniciar el abordaje definitivo; el Reino de Valencia engordaría a Cataluña.

En 1950--bajo el franquismo de gomina, palio y Roberto Alcázar se permitió hablar en catalán en Cataluña y, aunque Vierny lo niegue, la publicación de libros nacionalistas en catalán donde se apropiaron de todo lo valenciano. Prototipo de estos desmanes cometidos bajo el franquismo fue el "Costumari català", de Joan Amadés, publicado en Barcelona en el año 1950. EI autor, conservador del Museo Municipal d'Indústries i Arts Populars de Barcelona, deseoso de rellenar los cinco volúmenes de que consta la obra--al encontrar escasa la cosecha en tierra propia-- cogió el zurrón y comenzó a Ilenarlo más allá del Cenia.

Así, al llegar al 19 de marzo escribe en su "Costumari català" que la fiesta más característica del "dia d'avui són les falles de València". A continuación describe minuciosamente esta "fiesta catalana" donde la "mainada treia una capta de andrômides i estrils, com fa la quitxada". Ni que decir tiene que la festividad valenciana de San José, al no tener Cataluña ninguna otra que la iguale, ocupa casi veinte páginas. EI "Costumari català" reproduce imágenes de monumentos falleros desde el siglo pasado y--en su afán pedagógico "normalitzador"-- los falleros o fallers son Ilamados "fallaires".

EI "Costumari català" también recuerda que en 1912 salió en Valencia la revista "Pensat y Fet" con el sólo deseo de informar sobre las fallas. Ahora, con las bendiciones de  las disparatadas autoridades del felipismo, vuelve a salir "Pensat i Fet", aunque con I latina, escrito en barcelonés y con la finalidad de catalanizar la fiesta y al pueblo valenciano.

EI "Costumari català" editado insisto, cuando "Franco no permitía hablar en catalán", según repiten robotizados historiadores, no fue excepción.  Editoriales como Salvat, Barcino, Alpha y Abadía de Montserrat publicaban en catalán a Josep Mª Sagarra, Turmeda,  Metge,  Rahola (no Pilar, por supuesto), Llovet, Lladonosa, Roig i Raventós, Maluquer y un largo etcétera.

Entre  1950 y 1960 salieron todo tipo de publicaciones en catalán, desde traducciones de Shakespeare, a cargo de Sagarra, hasta la Dansa de Catalunye, de Capmany.  En  consecuencia, ¿dónde estaba la represión brutal contra el idioma catalán?.

Franco no censuraba las fechorías culturales catalanas. En 1956, Maluquer publica en Barcelona un trabajo "sobre la avifauna dels països catalans" y no fue condenado al garrote, ni siquiera a rezar un Credo como penitencia por incluir a nuestro Reino de Valencia en una organización política  y cultural que jamás existió. La política del nacionalsocialismo, tan cercana, les había abierto los ojos. Con la añagaza del idioma podían conquistar todo. Aunque previamente tenían que introducir el barcelonés o "normalitzado"; servidumbre que están Ilevando a cabo los eficaces manchegos Pedraza y Romero.

Pero no sólo son las fallas de Valencia  lo que el  acaparador Joan Amadés  incluye en su "Costumari català". AI Ilegar a la fiesta del 5 de abril, arremete con la figura del más grande predicador medieval, Sant Vicent Ferrer. Como un hambriento Carpanta cultural deja caer que "era fill de barcelonins" y que  la  leyenda habla de él como "si hubiera nacido en Barcelona". Puesto a decir  disparates,  cuenta  que  "la seva mare" era bruja y, con la red lanzada, se apropia del popular milagro del albañil que cayó de la obra. EI portento, con el obrero suspendido en el aire, sucedió en Valencia; pero el "Costumari català" lo ubica en la calle Montcada, cuando el santo se dirigía al Born. Hasta alteran el nombre del predicador, al Ilamarle "Vicens".

Así que ya lo saben. Con el franquismo, la derecha catalana incrementó  las  actividades  expansionistas que, por desgracia, hoy estamos sufriendo todos los valencianos bajo el PSOE y EU. Mañana, 11 de marzo, tendremos en Alicante la gran manifestación contra Murcia --cuando los pobres no han movido un dedo contra Alicante ni contra la Comunidad--. Es la gran infamia, con decirles que en los institutos de BUP están colocando carteles para la manifestación con el lema "Salvem Alacant: Independencia" junto a la imagen de la Gran Cataluña en la que incluyen al indefenso Reino de Valencia. ¿Y qué hace para defendernos el hierático y bien pagado president? Mirar a otro lado y silbar sonidos de Matilde Salvador,  la  catalanera que firma todos los panfletos del eje. ¡Qué vergüenza!

Las Provincias 17 de Marzo de 1995

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com