QUÉ NERVIOS, EL DÍA DE SAN HERMÓGENES SE ACERCA

Por Ricardo García Moya

 

Se acerca, se aproxima, ya está aquí el final de abril; bacanal cultural, homenajes normalizados y, el día 27, eclosión por las calles de Valencia de los bicromáticos miembros del Bloc de Climent. Maremágnum digno de ser glosado por Góngora; pero, como don Luis no está disponible, les adelantaré el evento.

EI 25 de abril, San Hermógenes es esperado ansiosamente por jóvenes valencianos con gustos literarios. Si recuerdan, antaño, el gobierno PSOE-IU (unidos para siempre en la inmersión)  programaron  que la red encargada de la normalización en el Reino de Valencia, convocaran concursos de narrativa con las normas del Institut d`Estudis Catalans, maquilladas como del 32.

La  idea  se  acató  prusianamente, y el día de San Hermógenes fue consolidándose con dinero de los impuestos. Ahora, marzo de 1996, granizan concursos literarios para celebrar tal día en la Comunidad Valenciana, y sobra presupuesto. Así, el rumboso Ayuntamiento de Benisa, en perfecto catalán, convoca  "premis 25 d'abril" con 450.000 pesetas para los ganadores, siempre que la obra lleve el subtítulo de "25 d'abril" (colabora la Diputación de Alicante). Para el día de San Hermógenes, el generoso consistorio convoca otro premio "vint-i-cin d'abril" para estudiantes, con 120.000 pesetas al ganador, siempre que usen normas y léxicos del Institut d`Estudis Catalans.

Igual actúan el dadivoso Ayuntamiento de Sueca que -en colaboración con la Generalidad Valenciana-, otorgará  los Premios Joan Fuster "a finals del mes d'abril", o lo que es igual: el día de San Hermógenes. Casualmente, a los centros de enseñanza valencianos llegan, procedentes de Cataluña, convocatorias para esa fecha. Desde Palafrugell -en esperanto barcelonés similar al de Canal 9- alientan a los estudiantes de BUP y FP "dels Països Catalans" para que concurran a este premio que se entregará, ¿lo intuyen?, el 26 de abril. Así que ya lo ven: el 25, 26 y -con manifestación airada el 27-, la Comunidad Valenciana será una fiesta... sardanera.

Los de Palafrugell, sabedores que aquí cubren el día de San Hermógenes  con  los  premios, han seleccionado el siguiente. En este empujoncito para promocionar los PP.CC. colabora "Edicions  Destino S.A.",  que está  forrándose  con  la  masiva venta de sus libros en catalán para las bibliotecas públicas valencianas (tienen su truco).

Algunos, dedo en boca, esperábamos que la Generalidad, la nuestra, anulara la festividad de San Hermógenes como día de la literatura valenciana. No ha sido así, y hay que tener mesura, de momento, el Reino de Valencia figurará en  la  historia del arte universal  gracias al cartón de  Miró -con cuatro barras y todo- adquirido por sólo ochenta kilos. Dicen que la próxima ganga que se traerán -de arriba, claro- podría ser un lote con la pipa de Néstor Luján y los pololos de la señora Balletbó.

Así cavilaba mi cerebro -deteriorado desde el 3 de marzo- cuando llegó una misiva de las Cortes Valencianas, firmada por mi admirado Lizondo, en la que se prometían cientos de miles de pesetas para los ganadores de un concurso de redacción para estudiantes que.. ¡maldición! ¿Sospechan cuándo concederán los premios solemnemente? Sí, han acertado: el día de San Hermógenes.

Puede que haya una motivación "culta". Los gobiernos del PSOE, en tiempos de don Cipriano, pretendieron convertir el anodino 25 de abril en el Día del Reine de Valencia (ellos decían PV), por una razón: Cataluña celebraba el 11  de septiembre la "diada" (ojito con este catalanismo). Ambos días tenían en común sendas derrotas de  las tropas que seguían al austríaco Carlos III.

AI Gobierno de Lerma -aunque lo sabía- no le importó que los valencianos jamás  hubiéramos conmemorado la batalla de Almansa, acaecida el 25 de abril de 1707 en tierras de Castilla y con  protagonistas  extranjeros (austríacos, ingleses, portugueses,  franceses,  castellanos...), pero la fiesta del 9 de Octubre era un objetivo a batir y podían sustituirla por el día de San Hermógenes. Este fue el motivo para ensalzar con actos el citado 25 de abril; de ahí que se adoptara como Día de las Cortes Valencianas  y, maquiavélicamente, convocaran concursos de narrativa en catalán (las normas valencianas fueron prohibidas) para los estudiantes. Todo el desprecio que PSOE e IU mostraban hacia el 9 de Octubre, era transformado en mimo y chorro de subvenciones para los actos del 25 de abril.

De todas formas, si las Cortes Valencianas quieren conmemorar una derrota donde participaron antepasados nuestros -no como en Almansa- y donde surgió la languidez que nos consume, esa fue la acaecida el 18 de julio de 1521; cuando las tropas castellanas y catalanas pagadas por la nobleza aniquilaron -entre Almenara y Sagunto-, al ejército plebeyo del Reino de Valencia,  "degollando  infinitos dellos", como recuerda la crónica. Pero esta batalla -con la Real Señera como símbolo más custodiado-, no les interesa a la heredada red de asesores culturales, salidos de UPV, Bloc de Progrés y ERC que ¡a estas alturas!, todavía programan actos del 25 de abril en instituciones regidas por no se sabe quién.

EI pandemónium está listo. La fecha citada, desde Palafrugell a Sueca -y el 27 con el Bloc de Climent- , volveremos a gozar del insólito espectáculo de unas actividades pagadas por nosotros, e ideadas para destruirnos. !Que  Sant  Vicent  Ferrer  nos proteja del día de San Hermógenes!

Las Provincias 14 de Marzo de 1996

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com