Salvador Albert y Toscanini

Ricardo García Moya

Del forn de la inmersió escomencen a eixir recalfats moniatos que pareixen creilles; ademés de llandes de panquemats fumats, rosegons blans y coques cristines de gust amarc; tot en farina cucá del IEC. Eixemplar en més rarea -¿torreta d’armela, mamelleta de monja, braç de gitano, torronet de gat?, es el sinyor Salvador Albert y Mora, capicul del misterios Centro Pare Tosca (Levante del Muelas, 18-05-04) que, en catalá, fa una cridá pera que la nació valenciana alçe el cap, agarre la corbella de fer sanc y cambie el rótul de “Carrer Viriato” por “Carrer Pare Tosca”. Este home mereix l’amparo de tots mosatros. El pobret, en candidea, mos oferix un artícul tan estrambótíc que pareix un pot d’eixarop de tomata en moscardes catalaneres; pero el bon chic ¿quina culpa te?. En la pastiseria del Muelas -ahon “tota brosa fa paper” (Escrig, 1887)-, ellaboren estes chan­ques, desde horchateta feta en chu­fes de les Rambles a panfigo en aulor a figa académica. Per eixemple, segur que nostre Vaoro Albert cavila y creu que escriurer “cambi” es cas­tellanisme, quan es tot lo contrari, ¿o no es veritat, comprometut toscaniste?

Algo huele a azufre en ese centro dedicado a catalanizar la figura de Tosca; religioso que se preocupó, entre otras cosas, del agobiado arti­llero que no podía matar a mogollón. Tosca, con ayuda de curvas cónicas (gens sensuals; me referixc a elipses, paráboles e hipérboles), lograba que la trayectoria del proyectil fuera efi­caz matemáticamente y, en lugar de caer en graneros, impactara en humanos. El artillero Vaoret, con la batería SALT, nos dispara una reta­hila de barbarismos y bombas fétidas léxicas realmente apestosas; y, ade­más, el infeliz cree que pertenecen al valenciano culto. No, Vaoret, te han engañado; son más propios de un Cantinflas del IEC o un Llapisera de la AVL; pues tus “plánol, desenvolupament, llarg, canvi o fidel” son sin papeles en lengua valencia­na, ¿no lo sabías? Mira, el catalán Bonllabi ya escribía “llarc” al tradu­cir el Blanquerna al valenciano; y desde los clásicos tenemos “fel” y no el latinismo “fidel”; distinguiéndose semánticamente “el fel” de “la fel” por el género del artículo: “Deu es fel e just” (Ferrer, St.Vicent: Quaresma, 1413); “tots los fels” (Trobes, 1474); “la fel li sclatá” (Martorell: Tirant, 1490); “quels grecs vos tinguen per fel a la patria” (Martorell: Tirant, 1490); “devots y fels christians” (Porcar: Dietari, 18 maig 1614); “vasalls, fels y verdaders” (BUV Morlá: Ms, 666, c. 1649); “fels christians” (Guerau 2° Cent. Sant Vicent, 1656); “tots los fels católics” (Mercader: V de Pere Esteve, 1677); “fels molt amats” (Mas, V: Sermó St. Vicent, 1755); “yo poguera treslladar felment” (Galiana: Rondalla, 1768); “amarc com una fel” (Archiu Mun.Elig, Romans del pleit del pollastre, 1776); “no tindre u fel amarga” (Gadea: Tipos, 1908); “hui fel es femení en terres valencianes” (Corominas: DECLLC, 1995). ¿Te dones conter, Vaoro, com te chuples el dit? Deixa el “fidel” pera el castellá de Berceo o pera els fidelitoscastros de Llamazares, pero no mos vullgues vendre a mosatros que “fídel” es valenciá.

¡Che, Vaoret, ara que pense, ¿no voldrás tú també furtarmos els caragols? Fiques paraules destarifaes com “adient” y, damunt, traus pit y fachenda de detendre el idioma valenciá ¡Home, si escrius com un sátrapa de Carod! Atre t´anviaria al po sinse paper (com a sinónim de comú, po es valenciá de soca y arrail; documentantse abans que’n atres idiomes: “y al po del servíciador”: Coloqui del servici del porc, sigle XVIII); pero crec, companyer Vaoret, que no tens delit per ta ignorancia, ya que la gent com tú no sap que’1 pencholl “adient”, per eixemple, es invent cátala del temps del Negre de Banyoles, quant bollia el facisme expansioniste catalá que ha produit tant de tarrós destrellatat ¿No serás flaret mentiretes? El president del Centro Padre Tosca deu ser serio, ¿veritat, mante?, pero t´artícul diu que a Tosca li dien “pare Llapissera”. Cree que t’han enganyat com a panoli. El sustantiu “llapisera” no eixistía en temps de Tosca (1651-1723); salvo que tú, Vaoret, hayas descubierto algún documento que lo demuestre. El valenciano “llapisera” aludia al lápiz y, especial­mente, a los de mayor diámetro, como el de carpintería (femenino aumentativo: llápis, llapisera; cacau, cacaua). Arraigada la voz, surgieron derivados: “vosté, en dos llapiseraes” (Peris: Nelo Bacora, 1918), con mor­fología propia y síncopa, proceso habitual en la formación de léxico (p. ej. En castellano: Natividad Na­vidad). En catalán existe la polisémica “llapidera” de distinta morfo­logía y que designa, preferentemen­te, a la pieza donde se coloca el lápiz. Al pare Tosca li dien “de les ralletes”, d’acort, pero no Llapisera. No te ofengues, inocent Vaoret , pero a lo millor creus que Tosca y el Bomber Torero eren el mateix personage. No cregues tot lo que escoltes. Es com si yo diguera que a So Vaoro Albert li diuen Toscanini per ser president del Centro Tosca.

Si Tosca leyera tu jerga del IEC: “amb desenvolupament del plánol del atzucac…”, como inquisidor que era llamaría al exorcista y al verdu­go. De la frase, sólo “asucac” es valenciano y, en el 1700, estaba aco­modado morfológicamente: “Salomé es ficava en un açucach” (Ballester: Ramellet, 1667), mostrando Ros la grafía moderna “asucac” (1764) que alternaría con “asucat”. Ahora matáis palabras, pero en el 1700 nacían. Así, de cuando Tosca tenía 36 años se conserva en la Uni­versidad de Valencia la “Relación de Bartholomé Blasco y Ciurana en idioma valenciano”, con los sucesos del año 1687 en “lo carrer d’Alboraya”. Allí aparece por primera vez el adjetivo “estrambótic” (v. 143), que posteriormente se incorporaría al castellano y catalán. En la misma fuente hay valencianismos verbales: “cabronechant y chiulant” (v. 96), y referencias erótico-hortícolas: “tan gran com un nap de Ayelo” (v. 59). Pero ahora, Salvador, se manipula todo. Del 1735 es el manuscrito 668 de la Univ.de Valencia que, contami­nado por Ricard Blasco, donde el ori­ginal decía: “dia y mig que estava en ella” (v. 25), el laureado Blasco lo fal­seó en “dia i mig que era en ella” (p. 139). Es decir, alteró el valor semán­tico y función sintáctica de los verbos ser y estar en idioma valenciano. De igual modo, Blasco cambia “chic” por “xic”; “corchet” (v. 12) por “corxet”; “en la garnacha” (v. 19) por “amb la garnatxa”; “en la peluca” (v. 95), por “amb la perruca”; “traien tota la sanc” (v. 60), por “treien tota la sang”. En fi, Vaoro ¿te dones conter quants buida balses trobem? ¿No t´agrá lo de “buida bal­ses”? A Blasco tampoc li agrá, per lo que’l del text de 1735: “buida balses afamat” (v. 121) heu falsejá en “bui­da bosses” (també la grafía prono­minal valenciana “heu” apareix en el dihuit)

Y tornant al teu proyecte de cam­biar el rótul de Viriato per Tosca… ¡tinc tants recorts poétics d’eixe carrer! Els chics educáts en Escolapis sabiem d’un épic parellat a mijes, y cree que tú -cult president del Tosca-, podies ajudarmos pera be de Kaliope. El primer vers dia; “Ací muigué Viriato”; pero, ¿quines paraules, amic Vaoret, completaven el heptasílap acabat en “moniato”?

Diario de Valencia 20 de junio de 2004

INDICE

http://rgm.idiomavalencia.com